Nos gusta hacerte recordar esos momentos

                                                             que nunca deberíamos olvidar.



 Desde el año 1984, nos hemos ido enamorando de la fotografía y convirtiendola en nuestra pasión.

 Mi mujer Begoña, mi hijo Fran y yo, Francisco, nos hemos ido formando y adquiriendo experiencia con los años y con un continuo y único objetivo, lograr un trabajo perfecto y una máxima satisfacción de nuestros clientes.

 

 Para nosotros es un privilegio fotografiar una boda, hacer una sesión de estudio, etc., es una tarea de lo mas atractiva al poder sacar   nuestro mayor potencial de desarrollo creativo, captar la atmósfera del momento, desde los preparativos.

 

           GRACIAS POR CONFIAR EN NOSOTROS, VOSOTROS SOIS LOS ÚNICOS PROTAGONISTAS.                                                                                                               

                                                          FRANCISCO Montero Fotógrafos